fbpx
loader image
Home 9 Historia 9 Primer Rey de la Cerveza
Primer Rey de la Cerveza

Fuente: Universidad de Sevilla

En el siglo XIII, el Duque Jan Primus de Bélgica, soberano de las tierras de Brabante, Lovaina y Antwerp (bien conocido en Europa como Gambrinus “El Rey de la Cerveza”), se hizo famoso por dictar el primer decreto sobre esta bebida, en el que expresaba que la cerveza debía permanecer inalterada para su consumo.

En el siglo XV se formaron los gremios cerveceros que eligieron como patrón al fabuloso Rey Gambrinus, a quien se atribuyó la invención de la cerveza medieval.

Entre los siglos XIV a XVI, se construyeron las primeras grandes fábricas de cerveza, especialmente en Alemania. A finales del XV, Guillermo IV, Duque de Baviera, promulgó la primera Ley de Pureza de la Cerveza Alemana, que determinaba que debía elaborarse exclusivamente con agua, malta de cebada y lúpulo.

Munich, que significa el lugar del monje, fue donde se desarrolló la cerveza Lager. La guardaban en cuevas con hielo para conservarla durante los meses de verano. Ello provocó que se desarrollase una levadura de fermentación baja, que precisaba de largos tiempos de fermentación y bodega.

Otro cervecero alemán desarrolló en la ciudad checa de Pilsen una cerveza de fermentación baja, clara y muy amarga en contraposición a las oscuras y dulces de Munich. Al éxito de esta cerveza contribuyó la aparición del vidrio, que permitía contemplar una cerveza clara dorada, diferente a las que existían hasta entonces. Asumida por las clases altas, empezó a conocerse con el nombre de Pilsen, en honor a la ciudad de origen.

En España la cerveza fue popularizada en el siglo XVI por Carlos V. En su retirada al monasterio de Yuste, tras abdicar en su hijo Felipe II, mandó construir una pequeña fábrica y se trajo su maestro cervecero de Flandes. Así mismo, regló todos los aspectos de su producción y comercio.

En América, los aztecas e incas utilizaban, mucho antes de que llegaran los españoles, una bebida de grano de maíz fermentado en sus rituales.

Las Islas Británicas se resistieron durante bastante tiempo a las introducción del lúpulo, incluso estuvo prohibido hasta el siglo XV. En sus obras Shakespeare hablaba con desprecio de las cervezas continentales mientras que afirmaba que las Ale inglesas “eran dignas de reyes”. No obstante, a finales del siglo XVIII casi todas las cervezas Ales utilizaban lúpulo en su composición, excepto las escocesas, ya que en esas latitudes no crecía dicha planta aromática. Las cervezas escocesas se distinguen en la actualidad por estar menos lupuladas que las inglesas, que sí incorporaron buenos lúpulos aromáticos.

En esta época todas las cervezas de Gran Bretaña eran oscuras. Tenían gran prestigio las Porter inglesas, muy oscuras, amargas y con mucho cuerpo. Tomaron su nombre de los porteadores de equipaje del puerto de Londres, que la consumían de forma habitual con ostras.

A finales del siglo XVIII el desarrollo de la cerveza cobró un gran impulso gracias al uso de sistemas de bombeo con máquinas de vapor en los procesos de elaboración y al descubrimiento de cómo crear, mantener y controlar el frío; así como su aplicación en la fermentación y bodega de la cerveza.

En el último tercio del siglo XIX, Louis Pasteur, revolucionó con su microscopio el mundo cervecero al identificar la levadura lager, que empleaban los alemanes. Demostró que la levadura era un ser vivo y que no se originaba de forma espontánea durante la fermentación de la cerveza como se pensaba hasta entonces.

Pasteur explicó también el proceso de formación del alcohol durante la fermentación del mosto por la levadura y como controlarlo. Igualmente demostró que lo que estropeaba la cerveza eran bacterias que crecían junto a la levadura. En este sentido desarrolló un método de calentamiento ligero de cerveza que destruía dichas bacterias, permitiendo una conservación más prolongada de la cerveza.

Ese proceso es la pasteurización, y facilitó que la cerveza cruzase fronteras y el surgimiento de las grandes compañías productoras. En Irlanda a comienzos del siglo XIX, Arthur Guinness hizo popular una versión más ligera y amarga de las Porter inglesas, dando lugar a una nueva variedad de cervezas conocidas hasta nuestros días como Stout.

El alemán Adolf Busch, desarrollo en Estados Unidos, en el siglo XIX, un tipo de cerveza lager clara, aromática y ligera que se impuso en América del Norte. De mayor contenido en arroz y trigo, en detrimento de la cebada, se embotelló por primera vez aplicando el proceso de pasteurización. Gracias a los avances tecnológicos, a la innovación y al desarrollo de los sistemas de comunicación, es posible encontrar en el globalizado siglo XXI una gran variedad de cervezas, con aromas y sabores diferentes que merecen ser experimentados.

Fuente del artículo: Universidad de Sevilla
Vínculo: chrome-extension://efaidnbmnnnibpcajpcglclefindmkaj/https://biblus.us.es/bibing/proyectos/abreproy/4859/fichero/2.+La+cerveza%252F2.2+Historia+de+la+cerveza.pdf

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *